-- Sefardies y su Historia: El Despertar del Ladino en Turquía

09 noviembre 2014

El Despertar del Ladino en Turquía



El Despertar del Ladino en Turquía
Kuando muncho eskurese es para amanecer

El ladino o judeoespañol, la lengua hablada por la comunidad judía de origen español, vive un intento de recuperación en Estambul después de décadas de falta de uso, que el Instituto Cervantes quiere apoyar a través de las Primeras
Jornadas de Cultura Sefaradí. La mayor parte de turistas hispanohablantes que visitan Estambul piensan que
quizás sólo puedan escuchar su idioma de los hábiles comerciantes del Gran Bazar, dispuestos a aprender la lengua de Cervantes para engatusar a sus clientes. Pero no, en la antigua capital otomana existe una gran comunidad cuya lengua
materna es también el español, aunque no se trata de un español como el de hoy, sino más parecido al que se hablaba en España en la época del Descubrimiento.

Se trata de los sefaradíes: los judíos expulsados de España en 1492 en virtud del edicto de la Alhambra y que han conservado su lengua y sus costumbres a través de los siglos. 'Aquellos que los mandan pierden, yo gano', se cuenta que afirmó el sultán
otomano Bayaceto II cuando abrió sus puertas a la llegada de los sefaradíes y era verdad, pues los judeoespañoles contribuyeron al desarrollo económico del imperio que los acogió.



Las Primeras Jornadas de Cultura Sefaradí organizadas recientemente por el Instituto Cervantes de Estambul tuvieron precisamente el objetivo de ayudar en la conservación del ladino, que para los hispanohablantes es una verdadera
reliquia. Para conmemorar el sesenta aniversario del semanario sefardí Shalom, las ponencias de estas jornadas versaron sobre la prensa en judeoespañol y contaron con la presencia, entre otros, del catedrático de la Universidad Ben Gurión Tamar Alexandre y la investigadora del CSIC Elena Romero. Pero, a pesar de que el ladino es la lengua materna de los 20.000 sefaradíes de Turquía, sufre un severo abandono por parte de los jóvenes que prefieren hablar en turco, el idioma oficial y más extendido en el país. "Hasta la generación de los que nacimos en los años sesenta, el ladino era una de las lenguas que se hablaba en los hogares sefaradíes. Sin embargo, ahora se habla cada vez menos porque ya no es la lengua que se habla en las casas, así que si un joven sefaradí quiere aprender ladino debe apuntarse a un curso", explica Karen Gerson Sarhon con ligera tristeza en su lengua judeoespañola, que recuerda mucho al castellano antiguo.

Gerson Sarhon es la responsable del suplemento en ladino 'El Amaneser' y directora del Sentro de Investigasiones sobre la Kultura Sefardi Otomana-Turka y una de las personalidades más empeñadas en la defensa de la cultura del
judeoespañol. Para Sarhon existen varios factores por los que se fue abandonando el judeoespañol entre los que destacan la influencia del francés durante el siglo XIX, el abandono del alfabeto 'Rashi' por el latino y la implantación de la educación nacional turca tras la instauración de la República por parte de Mustafá Kemal Atatürk. 'Cuando se fundó la República de Turquía, hubo un cambio en la filosofía de la comunidad sefaradí y sus dirigentes decidieron que la comunidad se abriese y se
integrase en la sociedad turca', explica Sarhon. 'Los sefaradíes querían dejar claro que eran ciudadanos turcos 'de fe judía pero leales a la República de Turquía', prosigue la intelectual judeoespañola. Así que se pusieron a aprender el turco porque aunque lo hablaban algo, tenían un terrible acento español'. Este abandono se produjo también por una caída del prestigio de la lengua ladina, agravada por la marcha de muchos sefardíes a Israel, donde el hebreo pudo con el judeoespañol, que perduró hasta los años noventa. 'Estábamos a punto de perder toda nuestra cultura pero el trabajo de diferentespersonas en todo el mundo ha conseguido que ahora empecemos a ver cierta recuperación', sostiene Sarhon.


De hecho, algunos de estos jóvenes sefaradíes que ya no hablan ladino en casa se apuntan a cursos de español moderno.
'Si aprenden el español moderno la herencia sefaradí será accesible para ellos porque una lengua no es una cosa abstracta, sino que a través de la lengua se produce la cultura y la forma de pensar. Y nosotros somos un pueblo mediterráneo
que habla español' reitera. Sefarad, la tierra española que los judeoespañoles dejaron atrás hace siglos,
sigue en la mente de los sefaradíes. "Cuando un sefaradí va a España, su sentimiento es muy curioso porque no se
siente en un país ajeno sino como en casa", asegura Sarhon. Si los jóvenes sefardíes de Turquía consiguen no olvidarse del todo de sus orígenes, el ladino podría experimentar un renacimiento porque, como afirma un refrán judeoespañol divisa del periódico 'El Amaneser': Kuando muncho eskurese es para amaneser.

Fuente: El Arca - Publicado también en Idiomas y Comunicación



La península ibérica fue el centro por excelencia de la cultura judía hasta que se decretó la expulsión de todos los hebreos a finales del siglo XV. Hasta ese momento, España era el país con la comunidad judía más grande del mundo, con una próspera presencia en multitud de ciudades. Cuando tuvieron que huir de la persecución hacia otros lugares, los judíos llevaron con ellos la cultura española, o más bien judeo-española, implantándose así en una infinidad de puntos geográficos a lo largo de cuatro continentes.
Ver Mas............






Gracias por la Colaboración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...